Noticias

Conozca las actualizaciones del mercado

Cómo cuidar de los electrodomésticos para evitar gastos innecesarios

Algunas de las medidas que puedes tomar para que no se descuadre tu presupuesto es atender a optimizar los electrodomésticos del hogar.

Tras la subida de la electricidad en los últimos meses, los consumidores se han visto obligados a apretarse un poco el cinturón y estar más pendientes de los gastos que tienen. De hecho, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ya advirtió a comienzos de verano de una nueva subida del precio “el precio en el mercado mayorista es un 7% más alto que el del pasado mes de mayo y un 29% más elevado que el que había en el mes de junio de 2016”.

Por ello, algunas de las medidas que puedes tomar para que no se descuadre tu presupuesto es atender a optimizar los electrodomésticos del hogar. Para alargar la vida útil de estos aparatos es necesario mantenerlos limpios, pero ¿piensas que es la única medida que debes tomar para lograr este objetivo? No

Regla número 1: limpiar

Hemos comenzado el artículo señalando que la limpieza no es la única forma de cuidado, lo que no exime de su cumplimiento. Es la regla más básica y elemental. De hecho, esta tarea es imprescindible para que no se obstruyan los puntos de ventilación de los mismos o impidan su correcto funcionamiento. Cada cierto tiempo hay que cumplir con esta labor y así evitar desperfectos que obliguen a comprar otro nuevo.

Tip: para limpiar la lavadora lo único que necesitarás es lejía y vinagre. Llena el tambor con agua caliente y añade un chorrito de lejía. Ponla en marcha y tras realizar un ciclo de lavado, incorpora un poco de vinagre blanco. Programa otro lavado más y voilá, quedará completamente limpia.

Más vale prevenir que curar

El hecho de que el aparato no haya dejado de funcionar no quiere decir que no precise una revisión de vez en cuando. Si observamos el más mínimo fallo en su funcionamiento es síntoma de que algo no está bien y deberíamos valorar la posibilidad de someterlo a examen. Poner la solución en tus manos es decir, intentar arreglarlo tú mismo, quizá no sea la opción más conveniente ya que corres el riesgo de estropearlo más al no conocer sus componentes internos. De esta manera evitaremos daños irreversibles.

Revisa los bolsillos

El promedio de vida de una lavadora es de unos 10 años. Una década puede parecer mucho tiempo, sin embargo, pequeñas acciones como revisar las prendas que introducimos en su interior para cerciorarse de que no olvidamos pañuelos de papel, arena o piedras del parque –en el caso de la ropa de los más pequeños de la casa- que pueden introducirse en los agujeros del tambor de la lavadora y provocar un atasco o una acumulación que aminore su vida útil.

Recomendamos sacar las prendas de la lavadora una vez haya terminado el ciclo de lavado debido a que la ropa mojada pesa mucho y eso puede dañar el tambor si las dejamos dentro durante un largo periodo de tiempo.